Fertilizantes

Fertilizantes para el cultivo de marihuana

Venta online de fertilizantes para el cultivo de marihuana. En nuestro grow shop online puedes encontrar abonos orgánicos y químicos para todas las fases del ciclo de vida de la marihuana: crecimiento, floración y engorde de cogollos.

Para obtener una buena cosecha de marihuana, con cogollos abundantes y fuertes, debemos alimentar a nuestras plantas según las necesidades que presentan en cada etapa de su ciclo de vida. Las diferentes casas han desarrollado abonos especiales para la fase de crecimiento, de floración, y fertilizantes específicos para el engorde de cogollos. Además, también podemos añadir otro tipo de productos para estimular el desarrollo de las raíces, que son apropiados para usar cuando germinamos y trasplantamos nuestras plantas de cannabis y para mantener su salud durante toda su vida, protegiéndolas de infecciones y facilitando el intercambio de nutrientes con el medio. 

¿Qué nutrientes necesita la planta de Cannabis?

Igual que en cualquier otro tipo de cultivo, los fertilizantes se definen básicamente por su proporción N-P-K, es decir, la proporción de nitrógeno, fósforo y potasio que aportan a la planta. Estos elementos se encuentran en las sales que cada tipo de fertilizante aporta a nuestro sustrato. Durante la fase de crecimiento de la marihuana, hemos de aportar, sobre todo, nitrógeno. El nitrógeno es el que favorece el crecimiento y la base de " lo verde": es decir, lo que la planta usa para crecer y formas sus estructuras: hojas, tallos, ramas. Cuando ya son plantas adultas y entran en la fase de floración, la proporción de este nutriente baja con respecto a la de fósforo y potasio. Además, si lo que queremos es que el porte de nuestros cogollos sea mayor, debemos emplear fertilizantes de engorde. Esto no quiere decir que en las primeras fases de crecimiento y floración no podamos hacer aporte de P y K. Al contrario, la mayoría de los abonos de crecimiento y floración también aportan estos dos elementos, ya que resultan indispensables y, aunque estén en una proporción alta es difícil que lleguen a ser tóxicos.

Tipos de abonos: fertilizantes orgánicos y minerales.

Para proporcionarle estos nutrientes a nuestro cultivo de cannabis, podemos elegir entre fertilizantes orgánicos y fertilizantes minerales, o químicos. Los primeros son fertilizantes procedentes de extractos de plantas o humus, apropiados para un cultivo ecológico de marihuana. Su uso estaría certificado para la agricultura ecológica. Son de absorción lenta, hay bacterias que los van degradando hasta que puedan ser mineralizados y por tanto, absorbidos por la planta. Además proporcionan muchos otros nutrientes, como aminoácidos, que pueden dar lugar a la expresión de nuevos olores, sabores, texturas.... Muchos cultivadores aseguran que este tipo de abonos proporciona un sabor "más natural".

Los abonos químicos aseguran una producción mayor y más rápida. Se puede asegurar exactamente su composición y, por tanto, la proporción de nutrientes y cantidad de los mismos que aportan, ya que no son de origen biológico, sino que han sido sintetizados, pero hay que tener cuidado al aplicarlos, siguiendo estrictamente las indicaciones del fabricante para evitar una sobrealimentación de las plantas. Es decir, necesitan un mayor control para evitar la toxicidad.

Lamentamos las molestias.

Realiza una nueva búsqueda sobre tu interés