Riego y accesorios

Artículos para el riego en cultivo indoor. Venta online.

El riego da mucho trabajo. Es perfectamente factible emplear sólo regaderas y, de hecho si sólo tienes un par de plantas, es lo que te recomendamos. Pero la mayoría de la gente no plantamos dos plantas, entonces creemos que no conviene emplear ese sistema. Es otro de los apartados de tu cultivo de marihuana en los que una mínima inversión te ahorra mucho tiempo y mucho esfuerzo.

Normalmente, y como mínimo, en un armario se ponen unas 9 plantas por metro cuadrado a las que hay que regar con una periodicidad de cada 2 a 4 días. Lleva tiempo preparar el agua de riego, más áun si tenemos que ajustar parámetros como pH y EC y añadir nutrientes. Además, empleamos mucho tiempo en echarla en la regadera. Finalmente tendremos que doblarnos para regar cada planta. Para regar es conveniente empezar añadiendo un poquito de agua a cada planta, para que la tierra seca se vaya humedeciendo y no se escape de todo, filtrándose para el fondo por estar seca. Este proceso entonces hay que repetirlo en tandas sucesivas. Ten en cuenta, además, que no todas las plantas están igual de accesibles y que es posible que tengas que esquivar ramas y estirarte para alcanzar las más alejadas.

Para ahorrarte este esfuerzo te recomendamos hacerte con unos artículos mínimos para el riego. Una bomba de agua, que se pueden encontrar desde 20 euros; una manguera, en la que puedes gastar unos 10 euros; y una lanza de riego de entre 15 o 20 euros para llegarle cómodamente a todas las plantas. Con estos artilugios para facilitarte el trabajo, ya sólo tienes que hacer una mezcla en un cubo grande, meter la motobomba y casi sin doblarte llegarás a todas las plantas, reduciendo el tiempo que empleas en ello por lo menos a la mitad.

Lamentamos las molestias.

Realiza una nueva búsqueda sobre tu interés