Cosecha, secado y curación

Artículos para la cosecha secado y curación de la marihuana. Venta online

Importancia de un buen tratado de la cosecha de marihuana

¿Sabías que la marihuana se compone de un 75% de agua? Más o menos como las personas. Toca recoger nuestra cosecha. Si queremos conseguir unos cogollos sabrosos, con todas las propiedades organolépticas de la variedad de cannabis que hemos cultivado, hemos de eliminar el agua. Esta fase es tan importante como la de cultivo, ya que será la que marque la diferencia entre una marihuana sabrosa y que da gusto picar y consumir y una marihuana que ha perdido gran parte del sabor y aroma. Esto es así para la marihuana y para el resto de plantas, como las aromáticas, de las que nos importa conservar un olor intenso, un buen sabor, un aspecto apetitoso para su consumo. Si no lo crees tan importante, puedes hacer el experimento con tus plantas y realizar la cosecha, secado y curación con diferente grado de cuidado. ¡Ya verás como lo notas al consumir los cogollos! Has de tener en cuenta que la cantidad de producción de marihuana que tengas va a marcar que te decantes por una forma u otra de recoger y procesar tu cosecha de cogollos. Como en todo el mundo cannábico, cada maestrillo tiene su librillo, así que te ofrecemos varias opciones para darte ideas. Como no, te invitamos a compartir tus consejos con El rincón del cultivador. 

Manicurado de la cosecha. ¿En qué consiste?

El manicurado consiste en la poda cuidadosa de la planta de marihuana (y de otras plantas aromáticas) en la que separamos cuidadosamente la flor del resto de la planta. Esta fase puede tener lugar al recoger las plantas o después del secado si secas plantas enteras o ramas y no cogollos. Para ello puedes emplear unas tijeras de poda pequeñas que te facilitarán la labor. Si decodes no hacer el manicurado en esta fase, deberás cortar las ramas de tus plantas que luego pondrás a secar, como te explicamos en el siguiente apartado.

Una buena idea en esta fase es separar las hojas y en vez de tirarlas buscar una forma de aprovecharlas. Las hojas de marihuana no contienen una proporción de THC alta, por lo que no son apreciadas por sus efectos, pero si que tienen aroma y sabor, aunque mucho menos intenso que el de los cogollos. Podemos aprovecharlas para elaborar cosméticos, tartas, etc. Si no queremos hacer nada con ellas, directamente, podemos tirarlas a nuestro compostero, si disponemos de él. 

Secado de la cosecha de cannabis

Durante el tiempo que dure tu secado es muy importante mantener la cosecha a oscuras y que esté secando en un lugar aireado en el que no haya humedad. Si puedes, evita el uso de deshumidificador para que el secado tenga lugar de la manera más natural: el deshumidificador al estar funcionando emite calor, que puede provocar que se evaporen parte de los principios que le dan sus propuedades a la hierba.

Si no has realizado el manicurado, coloca las ramas de tus plantas colgadas boca abajo, como si colagras a secar la ropa de la lavadora. Cuélagalas separadas entre si para uqe puedan airear. A nosotros nos gusta pelar lo máximo posible nuestras plantas, para que los cogollos tengan mucho aire corriendo mientras se van secando. De esta manera el secado es más rápido, sin llegar a ser artificial, y las propiedades de sabor, aroma y aspecto de la marihuana se conservan muy parecidas a las de la planta viva. En una cosecha muy grande, de buenas a primeras, resulta impensable cortar las plantas y realizar un manicurado al milímetro para su secado en mallas. Pero, al fin y al cabo, una buena separación de cogollos y hojas la tendrás que hacer en algún momento, así que ¿por que no aprovechar y hacerla desde el principio? Tardarás menos en secarla con los beneficios a nivel espacio y conservación de las propiedades de las plantas.Artículos que puedes usar en esta fase son NNNNNNNNN. Las plantas se cuelgan boca abajo, o si ya secas directamente los cogollos, puedes usar mallas especiales para ello.

Con frecuencia sucede que, hacia el final del secado, la marihuana parece que vuelve a estar "fresca" de nuevo. Esto puede deberse a que la humedad de los tronquitos que hayamos dejado se haya extendido hacia zonas con menor proporción de agua. Si esto es así y notamos la planta muy húmeda debemos secarla durante un período de tiempo mayor.

¿Cuánto tiempo tarda en secar la marihuana? Pues depende de las condiciones del espacio donde las seques y de cómo las hayas recogido, pero en general, no menos de 15 días. Es muy importante que revises con frecuencia diaria a poder ser tus plantas, para cerciorarte de que no aparecen hongos ni hay ningún problema.

Curado de los cogollos

Llegamos a la última fase del proceso. No llega con secar los cogollos para potenciar su sabor - y aroma. No olvidemos que ambas propiedades, sabor y aroma, están muy relacionadas entre si, ya que las percepciones de sabor que detectamos están totalmente relacionadas con nuestro sentido del olfato. Además, es importante asegurarse una conservación óptima.

Podemos establecer el siguiente símil: igual que un buen vino se deja en barrica de roble para su maduración, la marihuana se ha de guardar en botes herméticos para que se cure. Se mete en botes herméticos, bien de plástico, bien de vidrio, sin prensarla, para que tenga espacio entre los cogollos y estén bien aireados. Los botes han de estar perfectamente limpios. Durante el primer día los botes se cierran y se abren a las 24 h unos 10 o 15 minutos. Esto has de repetirlo durante por lo menos 2 semanas. Después, los botes deben quedar cerrados, al menos hasta que se cumpla un mes desde que empezaste con el curado.

¿Para que sirve curar la marihuana? Para quitarle el sabor a hierba verde que le otorga la clorofila.

Lamentamos las molestias.

Realiza una nueva búsqueda sobre tu interés