Extracciones

Extracciones

Teniendo como base la marihuana que hemos cosechado podemos elaborar muchos productos a base de la extracción. En esta sección te ofrecemos diferentes productos para realizar tus propias extracciones.

Primero, hemos de definir en qué consiste la extracción. Básicamente es la separación de la resina de los cogollos, de manera que obtenemos una elevada concentración de THC y otros componentes organolépticos en la substancia que hemos separado. Podemos separarlas en base a sus propiedades química, físicas o ambas.

En cuanto a la separación basada en principios químicos, como el THC es un compuesto orgánico, hemos de seguir el principio de “semejante disuelve a semejante”. Es decir, los compuestos se han de asociar a otros de la misma familia en cuanto a su naturaleza y composición química. Es por ello que, en las extracciones de marihuana. usamos compuestos orgánicos como aceites esenciales, algunos hidrocarburos (butano) y alcoholes (propanol) y sus derivados; ya que tienden a mezclarse con las sustancias orgánicas con mayor facilidad que compuestos polares, como por ejemplo el agua.

Para las extracciones de cannabis también nos valemos de métodos físicos, cuyo principio de funcionamiento no es la afinidad química, si no que se separan las substancias por propiedades como el tamaño, en el caso de los tamices, o modificando parámetros como la presión para expulsar componentes más fluidos, o la temperatura. Por ejemplo, podemos aplicar calor para extraer las resinas y usar el hielo, que provoca que el estado de los compuestos de interés varíe y así podamos aprovecharlos, elaborarlos, o conservarlos al máximo rendimiento; o bien separarlos de otros que no nos interesan tanto. El uso de calor tiene dos efectos. Por un lado, debe intentar de hacerse a la menor de las temperaturas posibles, ya que puede degradar compuestos de interés como los terpenos. Por otro lado, con una mayor temperatura extraeremos una proporción mayor de los compuestos de nuestro interés. La elección es, pues: ¿cantidad o calidad? También podemos extraer las resinas agitando de manera que estas salgan despedidas. Esto puede hacerse con bolsas especialmente diseñadas a tal efecto o con centrifugadoras.

Algunas de las extracciones de cannabis más populares son:

-       El hachís, que se suele extraer empleando métodos físicos, como el tamizado o la centrigufación.

-       El BHO, que es la resina de cannabis extraída con disolvente. Se obtiene un líquido amarronado que luego hay que elaborar para extraer el disolvente, ya que es una mezcla de resina y butano.

-       El rosin (o hash rosin), que es una extracción a partir de calor y presión, resultando una resina viscosa y pegajosa con alto contenido en THC.

Por último, los aceites cosméticos son una preparación posible de la marihuana. En estos momentos ya no es un campo underground, si no que grandes multinacionales del mundo de la cosmética usan la planta de cáñamo en la preparación de sus productos e incluso los promocionan como productos de cannabis o marihuana medicinal. Más que una extracción dirigida a extraer el máximo de principios activos del cannabis de sus cogollos, podemos emplear otras partes de la planta, como las hojas para disolverlas y a partir de ellas elaborar cremas y lociones aromáticas. Un aceite muy empleado por su calidad y propiedades óptimas para uso en la piel es el aceite de almendras.

Lamentamos las molestias.

Realiza una nueva búsqueda sobre tu interés